7 pensamientos imprescindibles para ser buen comercial

Los pensamientos determinan los comportamientos, y estos, los resultados que obtenemos en la vida, tanto personal como profesionalmente. Por eso, en esta entrada comparto contigo los 7 pensamientos imprescindibles que te servirán para consolidar una mentalidad de éxito en la actividad comercial.

1 Yo no solo vendo. Soluciono problemas, cubro necesidades y mejoro situaciones.

La venta es solo un medio. Realmente, lo que hace un/a vendedor/a es ser un vehículo para que las personas o empresas obtengan beneficios. ¡Y eso es para sentirse muy orgullos@!

¿Vendes seguros? Ayudas a las personas a protegerse y proteger a los suyos. ¿Vendes coches? Ayudas a otros a desplazarse con seguridad, confort, etc. ¿Vendes flores? Iluminas con hermosos colores y fragancias las vidas de los demás…Y así con todo.

2 Creo firmemente en mi producto/marca/empresa.

Esto enlaza con el punto anterior. Hay que creer en la profesión que tienes, pero también en la empresa que te respalda, la marca que representas y el producto que vendes.

Solo así podrás ponerle pasión al trabajo que realizas. Con pasión disfrutas de lo que haces, lo transmites y los resultados son mucho mejores. Si no crees en alguna de esas tres cosas… es momento de reflexionar.

3 La gente, en general, mola!

Todos hemos tenido enfrente a un cliente complicado. Pero… ¿Son todos? ¿No te estarás quedando con las  experiencias negativas puntuales como si fueran la norma?

La mayoría de la gente es amable, cordial y educada, sobre todo si nosotros lo somos también. Y si aún teniendo esa conducta recibimos una respuesta brusca y soez… que se lo miren con su terapeuta!

4 Siempre hay alguien dispuesto a comprar, solamente hay que encontrarlo.

Constancia y perseverancia. Aunque sea por estadística, si tocas muchas puertas seguro que alguien te compra. Está claro que con la práctica y la formación en técnicas de venta conseguirás más resultados con menos esfuerzo, pero eso llegará con el tiempo.

5 Una puerta no es mala ni buena, solo es una puerta.

Nunca sabemos quién o qué hay detrás de cada puerta o número de teléfono al que llamar. Así que… ¿Por qué desestimarlo? Para muestra, una anécdota de cuando Steve Jobs era un chaval:

«Quería construir un frecuencímetro y necesitaba algunos componentes, así que cogí el teléfono y llamé a Bill Hewlett, gracias a que aparecía en el listín telefónico de Palo Alto. Él contestó el teléfono y fue muy amable. Conversó conmigo unos 20 minutos. No me conocía en absoluto, pero terminó dándome algunas piezas y me consiguió un trabajo de verano en la línea de montaje de frecuencímetros de Hewlett-Packard.”

Efectivamente: ¡Solo había que intentarlo!

La mayoría de los mortales, si se nos cruza esa idea por la cabeza, la censuraríamos de inmediato: “¿Qué tontería es esa de llamar a Bill Hewlett? ¡No me va a atender ni en sueños!”

6 Sé más de MI producto que nadie

Dando por sentado que realmente te has empollado bien aquello que vendes, no importa el nivel de la persona con la que vayas a tener una entrevista.

Tú eres un/a expert@ en eso que vendes y vas a saber responder a las preguntas que te puedan hacer.

Puede que tu interlocutor/a sepa mucho del sector, pero de TU producto sabes más tú. Además, es un chollo encontrar a un experto que te forme gratis! Aprovecha la ocasión y hazle hablar.

“Ya, pero ¿Y si me hacen la pregunta del millón?” Pues tomas nota, consultas con alguien más experto que tú en tu empresa y respondes lo antes posible a tu cliente.

“Pero, podría perder la venta si no respondo en el momento”. Ya sería mala suerte, pero: Sí, podría ocurrir.

En cualquier caso, ya sabrás la respuesta si te lo vuelven a preguntar. 😉

7 No vender forma parte del proceso de vender

¿Qué esperas? ¿Vender siempre? ¿A todos? Eso no pasa. El “no” es parte de tu trabajo, y hay que convivir y llevarse bien con él. Aprende de cada venta no conseguida y olvídala lo antes posible.

«Piensa en los errores no forzados en el tenis: Un jugador que se queda anclado mentalmente en el fallo cometido pierde los puntos siguientes.»

Quédate solo con el aprendizaje, no con la frustración. Revisa qué paso, qué fue inherente a tu gestión y qué no. No caigas en la fácil excusa de que la razón por la que no se vendió  fue ajena a ti.

A veces lo será y a veces no, a veces habrá un poco de cada, pero siempre podrías haber hecho algo mejor. Esto es lo que realmente importa: ¿Cómo lo vas a hacer la próxima vez?

Para finalizar, una perla:

gandhi

Gracias por leernos y compartir!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies