Cómo Superar Etapas De Malos Resultados

By Pedro González Villalba | Ventas / Marketing

malos-resultados-comercihabilidades

Todo profesional de la venta (y de otras actividades) atraviesa alguna etapa de malos resultados. Y si hasta ahora no te ha ocurrido, es solo cuestión de tiempo.

Hasta los más afamados vendedores (¡sobre todo ellos!) han pasado por esos momentos. Forma parte del juego. 😉

Mirando hacia atrás, y con la perspectiva que nos dan el tiempo y la distancia, creo sinceramente que pasar por estas experiencias nos brinda una oportunidad de crecer, de salir de nuestra zona de confort y de hacernos más fuertes, aportándonos un aprendizaje que nos empodera para el futuro.

Pero el día a día es duro cuando los resultados no llegan. Lo sé.

La tentación de buscar soluciones desesperadas o pociones mágicas es grande cuando necesitamos obtener con urgencia unos cuantos “Sí, quiero”. . . 

Pero no las hay:

-Si forzamos cierres antes de que sea el momento adecuado, transmitimos una ansiedad a los clientes que provoca desconfianza y rechazo (¡justo lo contrario de lo que necesitamos!), o nos aparecen objeciones que podríamos haber anticipado -y tratado adecuadamente-, para llegar al cierre de forma natural.

-Perdemos posicionamiento ante nuestros interlocutores (“¡est@ tip@ está desesperad@!”)

-Nos conformamos con conseguir “mínimos”, cuando podríamos haber hecho ventas mayores y/o mejores si hubiéramos actuado con menos vehemencia.

-Y lo poco que vendemos así, después -muy probablemente- se transforma en incidencias, devoluciones, anulaciones, bajas, etc. de los clientes conseguidos bajo ese estado de presión.

¿Cómo podemos enfrentarnos a esas etapas y superarlas?

1# Para empezar, recuerda todas las consecuencias que acabo de describir, y que a veces olvidamos.

2# Aférrate a los pensamientos y mentalidad adecuados para hacer bien este trabajo

(ver entrada: 7 pensamientos imprescindibles para ser buen comercial)

3# Visualízate  a ti mism@ en alguna situación en la que hayas actuado relajad@, sin ansiedad ni prisas por vender (algún periodo en el que has tenido muchas -y buenas- ventas, por ejemplo, y hacías cada llamada o visita sin la presión de tener que vender sí o sí)

Conéctate con esa sensación de fluir, de disfrutar con lo que haces. Ese es exactamente el estado mental que necesitas.

Ahora más que nunca.

4# Pon la atención exclusivamente en aquello que depende de ti. Lo que no, no lo puedes cambiar. Acéptalo y sigue con lo tuyo. . .

5# Mantente firme con la metodología de trabajo que dominas y que siempre te ha ido bien. No te traiciones. No dudes de ti.

Lo que está demostrado que funciona, seguirá funcionando (mientras las circunstancias sean las mismas, claro), y perder la confianza en ti y en lo que sabes es un terrible error.

6# Si el problema radica en que las circunstancias de mercado han cambiado y te tienes que reciclar. . . deja a un lado la auto-suficiencia y busca el acompañamiento de un buen profesional.

Si encuentras a la persona adecuada, el tiempo y dinero que destines al proceso siempre será una inversión rentable.

7# En paralelo a lo anterior, busca apoyo en los que te rodean. Comerse esto solo no es sano.

Algún compañero, familia, amig@s. . . cualquier persona de tu entorno que te apoye en ese momento, te dé alguna sugerencia, o simplemente te escuche, te ayudará para ampliar la visión sobre lo que estás pasando.

(¿Y el jefe?. . . pues depende de cómo sea! Él ya sabe que vas mal, si no te está dedicando tiempo y apoyo. . .pfff)

Compartir lo que sentimos y ponerlo en palabras libera ansiedad, aporta perspectiva y suele redimensionar a la baja el problema.

Y no nos hace más débiles ante los demás, sino más humanos.

8# Vigila tu lenguaje corporal, y si observas que estás cabizbajo, con hombros caídos, espalda encorvada, tez pálida y semblante taciturno. . . ve al médico!

No. Es broma.

Echa un vistazo a este artículo que escribí hace algún tiempo pulsando aquí. Al final hay un vídeo muy revelador sobre cómo influye nuestro lenguaje corporal en nuestro estado de ánimo. . .

Sí, has leído bien: Igual que el estado de ánimo influye en el lenguaje corporal, ¡¡también funciona al revés!!

9# Por último: ¡¡Dale duro!! Trabaja, trabaja y trabaja.

“Mantente ocupad@ haciendo y no preocupad@ pensando”

Muchas gracias por tu tiempo, por leernos y por compartir!

Leave a Comment:

Leave a Comment:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies